hit counter joomla
NADA ES PARA SIEMPRE
Categoría: ARTE

NADA ES PARA SIEMPRE

Queridos lectores

El equipo de DOZE Magazine, tras cuatro años y medio en el sector editorial, se despide de todos vosotros entre sonrisas y lágrimas. Lágrimas porque dejamos de informaros diariamente y sonrisas porque esta experiencia ha sido una de las más gratificantes de nuestras vidas.

Corren tiempos difíciles y las oportunidades para seguir a flote son tan escasas que hemos decidido paralizar este proyecto para embarcarnos en otros cuya viabilidad sea, valga la redundancia, viable.

Queremos agradecer a nuestros lectores el apoyo incondicional y el cariño con el que nos habéis arropado durante todo este tiempo, y a todos los profesionales que han hecho de DOZE un medio de información cultural de calidad. 

 

DAVID CATÁ. Todo en esta vida es efímero.
Categoría: TV

DAVID CATÁ. Todo en esta vida es efímero.

Dentro de la feria Jääl Photo, DOZE Magazine tuvo la oportunidad de entrevistar a una de las jóvenes figuras que están dibujando el nuevo retrato del arte español. David Catá ha conseguido abrirse hueco en el circuito del arte y lo que es más significativo, invitarnos a la reflexión mediante una poética personal afinada. 

 
 

El mundo de Sofía

Habrá estreno, será novedad: Sofía Coppola no sólo se dedica últimamente a rodar anuncios con Natalie Portman bien perfumada, también prepara una peli y parece que movidita. ¿Alguien se ha perdido algo de lo filmado por la hijísima de Francis Ford? Fíjense bien por si acaso.

Viendo que sus pinitos como actriz no le daban muy buen fruto, la joven Sofía, con veintisiete años, se lanzaba a dirigir un cortometraje en blanco y negro, por aquello de comenzar con estilo en esto del mundo de la realización de cine. Lick the Star (1998) duraba apenas 14 minutos y mostraba a varias muchachas obsesionadas con las novelas de V.C. Andrews (¿quién no se obsesionó con Flores en el ático?) y algún que otro muchacho de instituto que sufre por las consecuencias de dicha obsesión. Entre ellas, la hija de John Cassavetes, Zoe R. y entre ellos, el primo de la directora debutante, Robert Schwartzman. Lo de casa queda en casa, que se dice.

El primer largo fueThe Virgin Suicides (Las vírgenes suicidas, 1999) una novela de Jeffrey Eugenides (1993) que olía a ambientes cargados y con poca ventilación, a los sobreexpuestos años setenta, rodados en color pero quemados por el sol, por la luz que atravesaba las persianas y comía los colores de los estores. Las vírgenes suicidas recorría los jardines de las urbanizaciones estadounidenses de los años setenta y algunos interiores de sus casas, enmoquetadas hasta el cuarto de baño y decoradas en plástico multicolor; se recreaba en las experiencias de unos chavales que habían visto vivir y desaparecer a las cinco rubísimas hermanas Lisbon, residentes en la casa de enfrente. Sofía supo captar con la pureza requerida la atmósfera de misterio e inexplicabilidad en la que se envolvía aquella historia de confusión adolescente, feminidad y demás incógnitas de la existencia humana. Brillante.

Pero en 2003 le llegó la gloria y el reconocimiento como hembra directora que se venía mereciendo desde los comienzos: Sofía estrena Lost in translation y los medios la cubren de flores; gana globos y estatuillas, se le recuerda al público que existe un tal Bill Murray (actor con un sentido del humor pachón, tranquilo y genial) y además se presenta en sociedad a la ya desarrollada Scarlett Johansson. Lost in translation nos caló hondo y ahí se quedó, convertida en fuente de inspiración inagotable para anuncios de compresas y videoclips trendys.

 

La vida y experiencias de la reina María Antonieta la llevó Sofía Coppola al mundo del celuloide, contándonos que aquel personaje histórico y egoísta también fue adolescente, disfrutó de la vida y asistió impotente a su propia aniquilación. Aunque muchos espectadores a quien hubieran preferido mandar a la guillotina hubiera sido a la propia directora por haberse tomado el asunto con esa frivolidad, lo cierto es que su visión de la vida de María Antonieta con Kirsten Dunst como protagonista fue original y divertidísima. Marie Antoinette (2006) pasa a la posteridad como retrato caprichoso de una reina inconsciente, presumida, glotona y con gustos estéticos recargados. La banda sonora exquisita y anacrónica. Los zapatos, de Manolo Blahnik todos. O casi...

Alguien debió de aconsejar a Sofía, que lo de hacer películas en su mundo estaba permitido también aunque no hubiera argumento detrás, ni acción ni interés alguno. Así, después de algún anuncio de aroma etéreo y afrancesado...

... Nació Somewhere (2010) un tostón espléndido donde se empeñó en constatar que su infancia había sido aburridísima aunque colmada de lujo y pijerío. La pobre-niña-rica que un día fue esta mujer, se reflejaba así en esta historia donde la monísima Elle Fanning acompañaba a su papá famoso por los hoteles de Hollywood adelante.

Y ahí nos quedamos. El pasado mes de febrero estrenó un anuncio para la firma H&M en su Colaboración con Marni y un par de absurdos caprichos rosados para las fragancias Miss Dior Cheri, con Miss Portman al frente:

Lo que vendrá será The Bling Ring, la historia de un grupo de delincuentes especializados en asaltar las mansiones de los actores de Hollywood. Emma Watson figura en cartel.

Pero la Coppola también ha hecho videos musicales, unos cuantos. Para los White Stripes tuvo el detalle de plantar a Kate Moss bailando con una barra americana en paños muy menores. El tema “I just don’t Know what to do with myself” (Elephant, 2003) y el resultado es el que sigue:

Con The Flaming Lips se marcó un lucido “This here giraffe” (Clouds Taste Metallic, 2013):

Incluído en la banda sonora original de su Lost in Translation, “City Girl” de Kevin Shields (2003) también se configuró visualmente bajo sus indicaciones:

Con el tema central de Las vírgenes suicidas pasaba lo mismo (“Playgrund Love” de Air, 2000):

A los que tanto nos gusta, nos encanta que siga así, que no abandone su mundo.

Texto: María López Villarquide