hit counter joomla
NADA ES PARA SIEMPRE
Categoría: ARTE

NADA ES PARA SIEMPRE

Queridos lectores

El equipo de DOZE Magazine, tras cuatro años y medio en el sector editorial, se despide de todos vosotros entre sonrisas y lágrimas. Lágrimas porque dejamos de informaros diariamente y sonrisas porque esta experiencia ha sido una de las más gratificantes de nuestras vidas.

Corren tiempos difíciles y las oportunidades para seguir a flote son tan escasas que hemos decidido paralizar este proyecto para embarcarnos en otros cuya viabilidad sea, valga la redundancia, viable.

Queremos agradecer a nuestros lectores el apoyo incondicional y el cariño con el que nos habéis arropado durante todo este tiempo, y a todos los profesionales que han hecho de DOZE un medio de información cultural de calidad. 

 

DAVID CATÁ. Todo en esta vida es efímero.
Categoría: TV

DAVID CATÁ. Todo en esta vida es efímero.

Dentro de la feria Jääl Photo, DOZE Magazine tuvo la oportunidad de entrevistar a una de las jóvenes figuras que están dibujando el nuevo retrato del arte español. David Catá ha conseguido abrirse hueco en el circuito del arte y lo que es más significativo, invitarnos a la reflexión mediante una poética personal afinada. 

 
 

No te olvides de Gondry

Existe un director de cine capaz de convertir las historias más sorprendentes en películas visualmente alucinantes. Un realizador de clips musicales que transforma una canción en una breve película de imágenes imposibles, delirantes y soñadas.Michel Gondry (Versalles, 1963) tiene preparada su nueva película para este año: la adaptación de la novela de Boris Vian La espuma de los días (L’Ecume des Jours, 1947).

Protagonizada por Audrey Tautou y Romain Duris, el tráiler de Mood Indigo promete una historia de amor tan chiripitifláutica como los trabajos anteriores del director.

Los primeros videoclips ideados por Gondry eran para su propia banda Oui Oui. Mezclando la técnica del stop-motion y diversas distorsiones visuales multicolor, aquellas historietas sonoras gustaron a la diva del moderneo musical por excelencia, que no es otra que Björk.  Lo fichó y así surgieron las espectaculares piezas Human Behaviour (1993), Army of Me (1995), Isobel (1995), Hyperballad (1996), Jóga (1997), Bachelorette (1997), Declare Independence (2007) y Crystalline (2011) hasta el día de hoy, aunque por el camino se engancharon otros tantos artistas buscando ese estilo tan chachi.

Lenny Kravitz, Massive attack, The Rolling Stones, Sinéad O'Connor, Neneh Cherry, Sheryl Crow, Daft Punk, Foo Fighters, Beck, The Chemical Brothers, The White Stripes, Radiohead, Kylie Minogue, Devendra Banhart o Paul McCartney son algunos de los que se subieron al carro de Michel Gondry y quisieron esa locura visual para sí mismos (o para sus trabajos, al menos).

Luego le llegó la inspiración como director de cine, aunque había pasado previamente por el filtro de la publicidad, ese espacio en el que sólo consiguen brillar los más talentosos. Un anuncio pocas veces vale más que mil palabras pero, cuando lo vale, no se olvida. ¿Recuerdan aquellos bolsillos que parecían pensados para guardar condones?

Gondry hizo muchos anuncios de lo más vistosos y hasta un cortometraje sobre las relaciones personales entre un hombre (interpretado por él mismo) y su propia mierda (One Day… (2001)):

Pero puede decirse sin miedo que alcanzó la cumbre de su genialidad con la película Eternal Sunshine of the Spotless Mind (¡Olvídate de mí!, 2004) una maravilla escrita a medias junto a Charlie Kaufman sobre el amor entre humanos, siempre tan imperfecto, tan kamikaze y bobo. Pocas veces recordaremos a Jim Carrey en momentos como los que encuentra en esta cinta: el actor que hay detrás de la máscara se descubría por fin y nos dejaba a todos con la boca abierta.

El juego de perspectivas y volúmenes de cartón piedra, habituales en la obra de Gondry, continúa en la fallida The Science of Sleep (La ciencia del sueño, 2006) una película donde Gael García Bernal y Charlotte Gainsbourg se dejaban la piel por dar sentido a una auténtica locura argumental, más bien tediosa y cansina que tuvo poco éxito en general.

En el año 2008 estrena Be Kind Rewind (Rebobine, por favor) la mayor chorrada jamás ideada que, vaya usted a saber por qué, resulta que nos partía de la risa: a los dueños de un videoclub se les borra accidentalmente el contenido de sus películas y, para remediarlo, deciden rodarlas todas otra vez, ellos mismos y en plan cutre, cutrísimo.

ConThe Green Hornet (2011) se recuperó al personaje de radio de la década de los 30, un héroe enmascarado que, tras su éxito en series radiofónicas hacia los años 40, comenzó a protagonizar cómics. La película se intuía como producto del director aunque de forma lejana y borrosa por tratarse de un ejercicio más para engordar la taquilla. Gondry es demasiado personal para calar entre el gran público que, en definitiva, es el que manda siempre.

Así que el próximo verano le veremos la cara a esta nueva versión (existe otra de 1968 dirigida por Charles Belmont) de La espuma de los días, con factura visual y sonora Michelgóndrica al 100 por 100.

Decían que era imposible llevar a la pantalla la paranoica obra de Boris Vian. ¿Imposible? Más bien, increíble. No lo olviden.

Texto: María López Villarquide