hit counter joomla
NADA ES PARA SIEMPRE
Categoría: ARTE

NADA ES PARA SIEMPRE

Queridos lectores

El equipo de DOZE Magazine, tras cuatro años y medio en el sector editorial, se despide de todos vosotros entre sonrisas y lágrimas. Lágrimas porque dejamos de informaros diariamente y sonrisas porque esta experiencia ha sido una de las más gratificantes de nuestras vidas.

Corren tiempos difíciles y las oportunidades para seguir a flote son tan escasas que hemos decidido paralizar este proyecto para embarcarnos en otros cuya viabilidad sea, valga la redundancia, viable.

Queremos agradecer a nuestros lectores el apoyo incondicional y el cariño con el que nos habéis arropado durante todo este tiempo, y a todos los profesionales que han hecho de DOZE un medio de información cultural de calidad. 

 

DAVID CATÁ. Todo en esta vida es efímero.
Categoría: TV

DAVID CATÁ. Todo en esta vida es efímero.

Dentro de la feria Jääl Photo, DOZE Magazine tuvo la oportunidad de entrevistar a una de las jóvenes figuras que están dibujando el nuevo retrato del arte español. David Catá ha conseguido abrirse hueco en el circuito del arte y lo que es más significativo, invitarnos a la reflexión mediante una poética personal afinada. 

 
 

Hay que tener 'Fe' para mirar al futuro



En un momento en el que los ciudadanos tenemos que sufrir la larga y tediosa resaca de la fiesta del ladrillo, surgen ideas que permiten albergar esperanzas de lo que debería ser un futuro más sostenible. Así, Proyectos con final feliz propone un cambio en la percepción de aquello que nos rodea y repensarlo de una manera más creativa para intentar mejorar nuestras condiciones de vida.

Esta cooperativa de trabajo e investigación con sede en Valencia centra su atención en el antiguo hospital La Fe de dicha ciudad. Un complejo que, durante 42 años, actuó como motor económico y social de un barrio que llegó a identificarse con su propia existencia. Su intensa actividad contribuyó a la creación de viviendas y servicios para el amplísimo conjunto de empleados (casi 7.000), pacientes (anualmente recibía 50.000 ingresos, 800.000 visitas externas y 35.000 intervenciones) y familiares.

Sin embargo, en 2001, la Consellería de Sanitat de la Generalitat Valenciana decidió construir un nuevo hospital que sustituyera al existente. Entre noviembre de 2010 y febrero de 2011 se procedió al traslado de todos sus servicios a la nueva ubicación; dejando actualmente unos 150.000 metros cuadrados de superficie edificada únicamente para la escuela de enfermería, laboratorios y alrededor de 20 habitaciones para enfermos crónicos. Así, esta zona de la ciudad se quedó huérfana de un centro que no solo ofrecía un servicio sanitario a escala metropolitana, sino que además dotaba de vida a su entorno urbano (los barrios de Campanar, Torrefiel, Marchalenes y Benicalap).

Partiendo de esta base, surge el proyecto La Fe, historia corta sobre unas ciudades extrañas. Una propuesta creativa que se mueve entre la utopía y el paso ineludible que se debería dar para establecer un cambio de actitud frente a nuestro entorno más inmediato. Un desmontaje creativo que no se centra en la materialidad, sino que busca reconstruir los distintos eslabones de la realidad urbana a través de una nueva articulación que sane sus heridas parciales.

El imaginario de este proyecto trata de reinterpretar el significado habitual de los elementos cotidianos para intentar convertir los problemas en oportunidades, manteniendo relaciones de equilibro en el ecosistema urbano con el fin de que sus organismos se complementen mutuamente. Una manera de entender la ciudad que implica un cambio de percepción, de manera que lo que nos hace personas y nos permite vivir plenamente pueda formar parte del desarrollo de los demás.

La iniciativa de Proyectos con final feliz gira en torno a tres ideas fundamentales: la introducción de nuevos usos que rentabilicen el antiguo hospital, la formulación de estos nuevos usos sobre la realidad local y vecinal y el reciclaje y readaptación de las antiguas instalaciones y espacios existentes.

Una transformación ficticia y surrealista que cuestiona el arcaico (y especulativo) planteamiento urbanístico de nuestras instituciones políticas para plantearnos una solución más respetuosa y lógica de lo que debe ser el desarrollo urbano y social de una ciudad. Porque, aunque los edificios deban ir desapareciendo, siempre deben dar paso a una nueva vida.