hit counter joomla

"Con las réflex digitales e Instagram es más fácil sentirse un poco más artista"

Los bloggeros son muchos y sus perfiles muy extensos. Para la versión 2.0 de Oh my bloggers! ya no solo nos ceñimos a bloggeros de moda, aunque en muchos casos la relación es evidente, tambien nos gusta aparearnos con gentes de otras disciplinas artísticas, pero eso sí, con mucho rollo y a la moda en su estilo.

El seleccionado para esta ocasión es el polifacético (y muy atractivo) Manu Campa. Su fuerte es la pintura pero no le hace ascos a la fotografía ni a la customización de bicicletas. Su presentación en nuestra sección coincide con la exposición Madrid en construcción que inaugura este jueves 21 en el espacio Enfant Terrible.

Para todos aquellos que no seais capaces de esperar a ver su obra y verle a él, aquí os dejamos un aperitvo que esperamos sea de vuestro agrado.

DOZE Magazine: ¿Lo de Manu Campa es nombre artístico? lo digo por lo de "Manu Campa a sus anchas" que queda muy bien…
Manu Campa: Lo es. Me quité un Fernández que había de por medio, pero mi padre me lo ha perdonado por suerte. Campo a mis anchas desde entonces.

DM: Para todos aquellos que no te conozcan ¿A qué te dedicas? ¿cuál es tu fuerte?
MC: Dedico la mayor parte de mi tiempo a la pintura, aunque no dejo de lado la foto ni el grabado. Trabajo diariamente en un estudio que tengo en Malasaña entre lienzos y focos. Me hacen encargos, hago obra propia, exposiciones y demás. Y por suerte vendo.



DM: La pintura es un arte del que pocos son capaces de subsistir mientras están vivos ¿cómo lo consigues?
MC: La verdad es que soy todo un afortunado. Tengo la suerte de vender lo que la gente quiere a un precio asequible para la mayoría. No pretendo forrarme en una exposición ni salir en prensa como artista revelación, para mi el trabajo por encargo es fundamental. Llevo años en esto y sé que es un camino largo que a veces se hace cuesta arriba, hay que encontrar la fórmula entre lo que uno pinta por placer, por gusto y lo que vende. La clave es ese equilibrio, encontrar tu propio camino con algo relativamente comercial, estético.

DM: Viniendo de la pintura ¿consideras la fotografía el arte de aquellos que no saben pintar?
MC: Yo parto de la fotografía en muchos cuadros, como los retratos. Las tecnologías hay que aprovecharlas. Si con fotochop puedes ver el efecto que causará un tono u otro en un cuadro ¡utilízalo! De todas formas los que no saben pintar tienen otras muchas maneras de expresarse. Ahora con las réflex digitales e Instgram es más fácil para la gente sentirse un poco más artista.



DM: Se considera que la cara es el espejo del alma y se dice que el porcentaje de feos en las cárceles de todo el mundo es más elevado que el de guapos ¿tú qué prefieres pintar, una cara más bien fea o una increíblemente bella?
MC: Ambas. Siempre he sido de caras feas, la sensación que producen siempre me ha parecido mas visceral. Pero tuve un paréntesis en el que me inspiraban más los rostros atractivos, imágenes de rostros femeninos más bucólicos en los que el diálogo se hacía a través de las miradas.

DM: Debido a que la monarquía está últimamente de moda, tenemos una pregunta obligada ¿Qué te une al monarca?
MC: Hace poco una empresa me encargó un lienzo que recibió él, y supongo que lo tendrá a buen recaudo. Sabe que en unos años valdrá una pasta. (ríe).



DM: Y como toda entrevista tiene su fin, nos gustaría terminar con algo sencillo ¿quién es tu pintor preferido?
MC: ¿Vivo o muerto? Nick Lepard me parece increíble. Y por decir un clásico, Egon Schiele.